jueves, 31 de julio de 2014
 
CONDILOMAS ANALES

Se trata de una enfermedad de la piel que rodea el ano y a veces puede afectar también el interior del recto y la piel de los genitales. Normalmente se presentan como pequeños “granitos” o pequeñas verrugas que van creciendo progresivamente sin ocasionar molestias, llegando en ocasiones a alcanzar gran tamaño.

Están causados por una infección por el virus papiloma humano. Esta infección se transmite por contacto directo de persona a persona, frecuentemente por el contacto sexual.

Su tratamiento es necesario ya que de lo contrario estas “verrugas” pueden crecer hasta hacer francamente difícil su extirpación. Por otro lado si permanecen mucho tiempo sin tratarse pueden producir cáncer de la piel perianal.

El tratamiento puede ser con medicamentos tópicos (geles, pomadas…) o con cirugía dependiendo del tamaño y la localización. La cirugía puede ser necesaria cuando las lesiones son grandes, se sitúan dentro del canal anal o cuando no responden al tratamiento médico. Dado que se producen por la presencia de un virus de la piel, las recaídas son frecuentes. Por ello es aconsejable un seguimiento posterior con revisiones en consulta durante un año.